Las adicciones configuran un complejo cuadro en el que el factor más significativo es la pérdida de control que experimenta el sujeto sobre su propia conducta, con un deterioro tanto físico, como emocional y psicológico que puede ser muy variable, afectándose tanto la esfera social, como la familiar y la laboral.

Entendemos como adicciones tanto las referidas a sustancias como aquellas otras en las que no existe una sustancia ligada si bien mantiene el mismo patrón patológico. Los elementos presentes en cualquier conducta para que ésta sea considerada adictiva son: un fuerte deseo o un sentimiento de compulsión para llevar a cabo la conducta adictiva, grandes dificultades para frenarla, malestar y estado de ánimo alterado cuando esta conducta es impedida y su persistencia a pesar de la clara evidencia de que está produciendo graves consecuencias para el individuo.  

El grado en que llegan a producirse estos efectos no depende sólo de la sustancia consumida, sino de otros muchos factores asociados tales como la edad de inicio, las características psicológicas y emocionales de la persona, las redes de apoyo familiar y social de las que disponga, los recursos personales y económicos, el tiempo de persistencia y las recaídas sufridas, etc...

Cuando hablamos de lo femenino y lo masculino algo nos mueve a hablar desde los opuestos, como si necesitáramos definir lo uno como lo contrario de lo otro, sintiéndonos cargados de convicciones y argumentos para establecer esta confrontación de significados, como si nos fuera imposible entender ambas cualidades como pertenecientes a una misma realidad.

Todos hemos oído hablar en alguna ocasión de la depresión y puede que conozcamos a alguien que se sienta deprimido, pero no siempre somos capaces de entender bien qué es y por qué una persona se deprime.

¿Cuántas veces nos hemos sentido tristes? ¿Cuántas otras solos? No necesitamos mirar demasiado lejos para encontrar alguna cara gris, alguna mirada apagada, algún profundo silencio.

Acerca de nosotros

APSA Asistencia psicológica para Adultos ofrece atención especializada tanto en Sevilla como en Dos Hermanas, mediante terapia individual, de pareja, familia y grupos, garantizando en todo momento la confidencialidad de los datos confiados, cumpliendo la legislación vigente en materia de protección de datos. Vea nuestra política de privacidad. Dolores Navarro Porrero, Psicóloga, especialista en adicciones y sexóloga.

Datos contacto

APSA Psicólogos en Sevilla

  • Avda. Marqués de Pickman nº 15, Edificio Nuevo Nervión, 1º puerta 10, Sevilla
  • 601 11 79 56