Servicios

En ocasiones, los problemas psicológicos no pueden abordarse exclusivamente y de forma eficaz de manera individual. A veces los síntomas físicos y/o emocionales que experimenta un sujeto son reflejo de un conflicto familiar.

Las familias evolucionan y atraviesan etapas de cambio y de crisis derivadas del propio ciclo vital en el que se encuentran, situaciones como el nacimiento de los hijos, la adolescencia y el abandono de hogar de estos, crisis en la pareja, etc. También pueden verse afectadas por acontecimientos tales como el desempleo, las enfermedades, los accidentes, etc., o por conflictos derivados de problemas como adicciones, trastornos alimentarios o de conducta en alguno de sus miembros.

Desde la terapia de familia se tratan de identificar tanto las causas como los elementos que mantienen el conflicto, trabajando a través de las relaciones familiares para reforzar los recursos con los que la propia familia cuenta para afrontarlo y mejorar las habilidades de comunicación y de expresión de emociones de sus miembros. De este modo, la terapia de familia tiene como objetivo identificar los patrones inadecuados en la estructura familiar así como los sistemas relacionales disfuncionales, ofreciendo un espacio de trabajo para la resolución del conflicto y la mejora de las relaciones.

En las relaciones de pareja son frecuentes los procesos de cambios y crisis así como el progresivo deterioro tras años de convivencia. En muchas ocasiones estas situaciones generan una elevada conflictividad que puede afectar no sólo a la propia relación sino a cada uno de los integrantes de la pareja de manera individual, por lo que estas dificultades llegan a extenderse a todos los espacios vitales de la persona, en lo familiar, lo social y lo laboral.

Las causas que pueden conducir a una pareja a un proceso de crisis pueden ser muy diversas y complejas. En ocasiones existe un claro detonante, como la infidelidad o los celos, pero en otras el deterioro es más progresivo e inespecífico. Desde la terapia de pareja se ofrece el marco idóneo para identificar todos los elementos integrantes del conflicto para poder esclarecerlos y trabajar eficazmente sobre ellos. Con este objetivo, se propone un primer acercamiento al problema a través de una entrevista inicial, tras la que se establecen sesiones individuales para conocer en profundidad las perspectivas de cada miembro de la pareja y así poder ofrecer una visión lo más completa y precisa del proceso que ha llevado a la relación a la situación actual, de cuáles han sido los principales factores causantes y, sobre todo, cuáles son las alternativas que pueden ofrecerse para el cambio y la resolución del conflicto.

Es frecuente que en el proceso terapéutico se aborden trastornos sexuales ya que estos suelen aparecer como causas o consecuencias dentro del propio conflicto. La mayoría de estos problemas tienen un claro componente emocional y psicológico por lo que, una vez diagnosticados adecuadamente, pueden ser tratados con eficacia. Cuando la pareja ha llegado a la decisión de la separación, las intervenciones pueden estar indicadas para facilitar la negociación y evitar los enfrentamientos, ofreciendo orientaciones acerca de cómo afrontar esta nueva situación, especialmente cuando la pareja tiene hijos a su cargo.

Las intervenciones individualizadas están orientadas a la resolución de conflictos que el individuo entiende como específicos a su funcionamiento personal, si bien siempre pueden estar comprometidas otras esferas como la familiar, la laboral o la social.

El proceso de intervención requiere de una entrevista inicial que permita la aproximación al problema por el que se demanda ayuda y donde puedan resolverse las primeras dudas sobre la forma de trabajar. Las actuaciones iniciales estarán orientadas a la identificación y evaluación del problema por el que se nos consulta. Tenemos en cuenta la multicausalidad de muchas alteraciones que pueden responder a cambios orgánicos funcionales, a condiciones ambientales o a otros muchos factores, por lo que en ocasiones valoramos la conveniencia de apoyar nuestras intervenciones en las de otros profesionales. Una vez delimitado el problema se fijarán objetivos con el paciente acordes con sus propias necesidades y características específicas, marcando un plan de trabajo por el que se delimiten las intervenciones que vayan a realizarse.

El trabajo que se realiza en consulta se complementa para su mayor eficacia con propuestas terapéuticas para desarrollar en casa con el objetivo de evaluar la efectividad del tratamiento y de fortalecer los recursos personales desarrollados.

Acerca de nosotros

APSA Asistencia psicológica para Adultos ofrece atención especializada tanto en Sevilla como en Dos Hermanas, mediante terapia individual, de pareja, familia y grupos, garantizando en todo momento la confidencialidad de los datos confiados, cumpliendo la legislación vigente en materia de protección de datos. Vea nuestra política de privacidad. Dolores Navarro Porrero, Psicóloga, especialista en adicciones y sexóloga.

Datos contacto

APSA Psicólogos en Sevilla

  • Avda. Marqués de Pickman nº 15, Edificio Nuevo Nervión, 1º puerta 10, Sevilla
  • 601 11 79 56