RELACIONES DE PAREJA "TÓXICAS"

Quizás conozcas a algunas parejas cuya forma de relacionarse no entiendes porque viven permanentemente en conflicto y aún así persisten. Tal vez tú mismo sientas que tu propia relación de pareja está cargada de desencuentros y de negatividad.

Aunque los seres humanos nos necesitamos para crecer como personas y para nutrirnos no sólo física sino también emocionalmente, a veces caemos en lo que llamamos relaciones tóxicas, así descritas por cuanto contaminan e inhiben la expresividad psicoafectiva y por cuanto impiden el crecimiento individual.

Las relaciones tóxicas básicamente son aquellas en las que existe entre sus miembros un desajuste que provoca inseguridad, malestar y conflictividad, de manera que frecuentemente hay uno que insiste en sostenerla aun cuando son muchos los malos momentos y mucha la infelicidad.

A veces ese mismo miembro se ve sometido a burlas y desconfianzas, o a sentirse culpable de cuanto sucede de negativo dentro de la relación, a pesar de lo cual tratará de pasar por alto o minimizar el daño para poder continuar adelante, sobrevalorando cada momento de calma o efímero bienestar con el que darle sentido a esa continuidad.

Esta lucha irá mermando la autoestima del sujeto, desgastándole, pudiendo llegar a dirigir todos sus esfuerzos hacia aquello que cree posible, la transformación de la relación de pareja en aquella con la que fantasea, como si de una metamorfosis posible se tratara, de manera que tras un largo período de insistencia, sólo cabe continuar para no dejarse vencer ante la inutilidad del esfuerzo. Cuando el sujeto llega a este estado de distorsión de su propia realidad, a pesar del desgaste emocional, de las insatisfacciones personales, de la frustración y del continuo conflicto, es frecuente que persista, sintiéndose responsable y culpable por no haber encontrado la fórmula para el cambio, elaborando pensamientos también distorsionados que le conducen a argumentar sus vivencias y sus motivaciones.

Tal vez una baja autoestima, el creernos capaces de cambiar a otro ser humano, la urgencia por cumplir con unas expectativas de rol social, el aburrimiento, o tal vez el miedo a la soledad o a abandonar lo que tenemos por temer enfrentarnos a un cambio, sean algunas de las posibles razones por las que podamos ser vulnerables antes este tipo de relaciones.

Vincularnos a otra persona a través de una relación de pareja debe ofrecernos siempre un balance positivo: debe permitirnos crecer como individuos, favorecer el desarrollo de todo nuestro potencial, generar un estado de bienestar afectivo.

Si por el contrario observas que la persona con la que estás te limita, inhibe tus emociones, te genera sentimientos de culpa, frena tu desarrollo o dirige tus decisiones, tal vez sea el momento para dar un paso atrás para tener mejor perspectiva de tu situación y poder tomar alguna decisión.

Desprenderse de la dependencia emocional que suele derivarse de este tipo de relaciones no es fácil y es por ello por lo que suele ser motivo de consulta. Desde las intervenciones psicoterapéuticas se refuerza el papel autosuficiente del sujeto, tratando de recuperar su confianza en sí mismo, nutriendo su autoestima y favoreciendo la toma de decisiones más adecuadas para él mismo.

Recuerda que el primer responsable de tu propio bienestar eres tú mismo, así que no temas tomar decisiones que puedan proporcionártelo aunque puedan  parecerte difíciles.

Valora este artículo
(1 Voto)
Modificado por última vez en Domingo, 04 Octubre 2015
Inicia sesión para enviar comentarios

Acerca de nosotros

APSA Asistencia psicológica para Adultos ofrece atención especializada tanto en Sevilla como en Dos Hermanas, mediante terapia individual, de pareja, familia y grupos, garantizando en todo momento la confidencialidad de los datos confiados, cumpliendo la legislación vigente en materia de protección de datos. Vea nuestra política de privacidad. Dolores Navarro Porrero, Psicóloga, especialista en adicciones y sexóloga.

Datos contacto

APSA Psicólogos en Sevilla

  • Avda. Marqués de Pickman nº 15, Edificio Nuevo Nervión, 1º puerta 10, Sevilla
  • 601 11 79 56